Entrevista a Carlos Rafael Rivera.

 

Carlos Rafael Rivera nació el 18 de agosto de 1970 en Washington. Desde muy joven se interesó por la música, especialmente por la guitarra, estudiando con Carlos Molina y llegando a tocar junto a Arturo Sandoval. Más tarde estudiaría música para la imagen en la prestigiosa Universidad del sur de California, como muchos otros autores que trabajan habitualmente para el cine. Con Caminando entre las tumbas (2014), realizó una de las mejores bandas sonoras del año, y se ha convertido en uno de los compositores jóvenes con mayor progresión en Hollywood. También ha participado en films como Dragonfly (2002), con música de John Debney, o Crash (2005), cuya partitura fue escrita por Mark Isham, interpretando la guitarra. Es autor de numerosas obras de concierto interpretadas por las mejores orquestas de Estados Unidos. Un autor a seguir que, sin duda, nos dará muchas alegrías en el futuro.

Aunque no practique muy habitualmente nuestro idioma, en esta ocasión ha tenido la amabilidad de contestar a nuestras preguntas en español.

¿Cómo empezó tu relación con la música de cine?

Desde pequeño he sido un fanático de las bandas sonoras. Mi hermano mayor siempre compraba los discos y yo los escuchaba día y noche. Me acuerdo específicamente enamorándome de la música de Jerry Goldsmith para la película “The Twilight Zone.” Una de las secuencias se llamaba “Kick the Can,” donde una linea de piano todavía no se me ha olvidado. Me afectó profundamente.

¿Te gusta orquestar y dirigir tus obras, o prefieres relegarlo a otra persona?

En la música de concierto siempre, pero en la película “A Walk Among the Tombstones,” por cuestiones de tiempo relegué el trabajo a uno de los grandes orquestadores en Hollywood, Tim Davies. Componer para películas es bastante apremiante, y simplemente no hay tiempo para entrar todas las notas para ser leídas por la orquesta. Le mandé las secuencias aprobadas por el director en formato de MIDI, con instrucciones especificas para los instrumentos. Él es un amigo de universidad, y creo que por eso decidió darme la mano.

¿Que músicos de cine admiras más?

Aunque no es conocido como compositor, Tim Davies es uno de los grandes músicos trabajando en el cine hoy. Como compositores, admiro muchísimo el trabajo de Alexander Desplat, John Williams, y mi mentor Randy Newman.

A parte de tus scores para cine. ¿Qué otros trabajos has realizado?

Más que nada mi trabajo ha sido para música de concierto. Acabo de terminar una comisión de flauta, violín, y guitarra para la discográfica Cedille y el grupo Cavatina Duo. También recibí un encargo de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar y La Orquesta Sinfonica de Miami para un Concierto de trompeta dedicado a Arturo Sandoval.

Dentro de tu trabajo como instrumentista de guitarra has llegado a trabajar incluso con Arturo Sandoval. ¿Nos puedes hablar un poco de tu trabajo como guitarrista?

Aunque comencé tocando el piano, la guitarra me tiene encantado desde los 11 años. Estudié guitarra clásica, y continué tocando la eléctrica en mi adolescencia, emulando a guitarristas como Randy Rhoads, Eddie Van Halen, etc. Después regresé a la guitarra clásica cuando estudié con Carlos Molina en Miami. Estuve en una banda de Rock llamada Zoo Story, que fue contratada por la Universal Records en el 2000, y a través de esa experiencia pude hacer bastante trabajo de estudio.

¿Qué diferencias encuentras entre trabajar para el cine y para obras de concierto?

La música juega un papel muy especifico en las películas, apoyando la historia y visión del director. Personalmente, yo siento que su función es secundaria al diálogo, efectos de sonido, etc. O para ponerlo tal vez de mejor manera, funciona en conjunto con otros aspectos para poder contar la historia eficazmente (ademas de conformar a la escena en la mejor manera posible.) Un encargo usualmente tiene ciertos parámetros, pero la música en sí es la experiencia, y el director soy yo (lo cual añade una presión mayor).

Al tener influencias cubanas y latinas ¿crees que se ven reflejadas en tus partituras?

Definitivamente. La belleza del ritmo latino siempre ha sobresalido en mi mente, y ha formado una gran parte de mi proceso en componer.

En Caminando entre las tumbas de Liam Neeson, creaste una obra ambiental que acompaña al personaje de Liam por terrenos oscuros y nebulosos. ¿Cómo fue el proceso de creación de este score y en qué te inspiraste?

Más que nada, el tono que estábamos buscando era tenebroso y persistente. De ahí salió un motivo musical que era muy simple, pero a la misma vez eficaz en crear el ambiente que buscábamos. Tuve un mes para componer la banda sonora, una experiencia muy intensa. Lo interesante fue que la música salió muy rápidamente (gracias a Dios), ya que había estado casi un año estudiando el guión, viendo las escenas mientras se montaban, y probando diferentes maneras de encontrar el ambiente correcto.

¿Con qué directores te has sentido más cómodo?

He trabajado con Rob Legato y Scott Frank hasta ahora, y los dos han sido fantásticos.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

En el mundo clásico, un concierto para guitarra y orquesta. Hay uno o dos proyectos en el mundo del cine, pero nada es 100% seguro hasta el final. Así que cruzando los dedos a ver! Muchísimas gracias por la entrevista!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s