James Horner “Pas De Deux”.

Como tantos otros compositores relacionados con la música de cine, James Horner se lanza a la aventura de escribir para la sala de concierto. Lo hace con “Pas de Deux”, una obra para violín, chelo y orquesta encargada por los hermanos noruegos Mari y Hakon Samuelsen, que con aportes de la Fundación A. Wilhelmsen fue estrenada el pasado Otoño en Liverpool. Mari al violín y su hermano Hakon al chelo, han sido los que han vuelto a recuperar a Horner para este propósito, después de no hacerlo desde la década de los 80. Para esta ocasión la premiere fue interpretada por la Royal Liverpool Philharmonic bajo la batuta de Vasily Petrenko. Las aproximaciones del californiano a este campo apenas son renombrables y anecdóticas, por ejemplo, al finalizar sus estudios en la Universidad de Ucla realizó el concierto “Spectral Shimmers”, interpretado en 1978 en Indianápolis. Poco más se puede destacar, puesto que Horner muy pronto se dio cuenta de lo que realmente quería era componer para el cine, un hecho este que empezaría a desarrollar en breve con sus primeras incursiones dentro de la productora de Roger Corman, American International.

Más tarde seguiría una carrera plagada de éxitos que todos conocemos y admiramos, bueno quizás no todos, Horner es unos de los compositores que más críticas recibe por parte de un sector de analistas de música de cine, que lo tachan de plagiar tanto su obra, como la de compositores clásicos. Para mi, como ya he comentado en otras ocasiones, el autor tiene un sello muy identificativo, que a muchos compositores actuales les gustaría tener. ¿Acaso Star Wars del mismísimo maestro Williams no bebe de Los Planetas de Holts?, ¿o no homenajea en la primera frase del tema central de la saga galáctica a Kings Row de Wolfang Korngold, al igual que la obra Fanfare for the Common Man de Aaron Copland en Salvar al soldado Ryan, o al Rózsa de Lady Hamilton en Sabrina (1995)?. Sin embargo nadie dice nada al respecto, y con razón, Williams es uno de los más grandes compositores que ha dado este siglo, y con este comentario no estoy criticándolo, todo lo contrario. Se intuye el amor por estos clásicos, al igual que en ellos se ve la influencia de otros compositores pasados. Lo que quiero llegar a decir es que a Williams se le respeta por ello y Horner es vilipendiado, les ha dado por él, y parece ser que la cosa no tiene remedio.

Horner escribe para este concierto una partitura influenciada por su música para la película Iris (2001), en la que creó un score muy bello, sobretodo remarcando los solos de violín realizados para el lucimiento de Joshua Bell, dentro de una composición intimista llena de delicados pasajes. Partiendo de esa influencia, Horner nos deleita con una obra magna y madura, en la que sin tener las limitaciones de la escritura para el cine, descarga toda su poesía compositiva en solos de violín de autentica belleza y unos fraseados de chelo que ponen la piel de gallina. Todo ello combinado con un acompañamiento de orquesta realmente ejemplar, dándole entrada justo en el preciso momento, y siguiendo la obra de manera genial.

Dividida en tres movimientos, el primero, de nueve minutos, comienza con un tono suave, donde el violín lleva el peso. Es aquí donde más se advierte la influencia de Iris. El chelo secunda de manera extraordinaria el fraseado central interpretado por el violín, en un tono por debajo de belleza inusitada, a su vez el piano acompaña como en lejanos susurros estos acordes. La música es de una textura preciosa y nos envuelve enseguida con sus gráciles melodías, la orquesta, como he dicho con anterioridad, aparece justo cuando tiene que hacer acto de presencia, sin estorbar ni distraer el discurso central.

El segundo movimiento es el más largo, su duración es de catorce minutos. Es iniciado por la orquesta en un registro muy bajo, apareciendo un solo de oboe de bella factura, que da paso a la melodía central de este movimiento, como no, de nuevo llevada por el violín solista. El chelo, en un movimiento en suspensión, acompaña al violín. Igualmente es destacable un motivo de arpa evocador y sugerente. Después de esto se da paso a la orquesta, en ese mismo registro de suave sonoridad, subiendo en intensidad paulatinamente, hasta estallar en un golpe orquestal grandilocuente. A partir de este punto el chelo toma la iniciativa por un breve espacio de tiempo, en el que Hakon aprovecha con maestría, para dejar paso a continuación al verdadero protagonista de la obra, el violín, que nos sumirá en terrenos placenteros de disfrute sensorial sin precedente. Si es verdad que en este segundo movimiento el chelo adquiere más presencia como protagonista.

Por último, en el tercero, es la orquesta la que comienza robando el protagonismo, con un motivo de metales y percusión made in Horner, entre medias se intercalará un enérgico motivo de violín. Este es el más movido de los tres temas, y en el que la orquesta al unisono adquiere más protagonismo, desapareciendo por completo el chelo. Desde su comienzo hasta el final de la obra nos encontramos con un pulso o duelo interpretativo por parte de la orquesta y el violín, con ritmos trepidantes y a veces obsesivos.

Magnífica composición del maestro Horner, compuesta entre 2011 y 2014, que por suerte para el aficionado se ha editado en disco, a través del sello Mercury Classics, junto a Fratres de Arvo Pärt, y las composiciones del autor minimalista, y que a veces escribe para el cine, Ludovico Einaudi, Giovanni Sollima y Divenire. Un disco altamente recomendable. Esperemos que en lo sucesivo Horner siga componiendo para las salas de concierto igual que para el cine, ya que no se puede apartar de la escena a un compositor de su talla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s